Episodio 49: Pobre SIDA

¡Hasta arriba de fury, niño! Como todo buen miércoles (día antes del juernes), repartimos a diestro y siniestro. Sobretodo el Katana, que ha dejado al Berlanga que no sirve ya ni para recojer aceitunas del suelo.